¿Hablas uno o más idiomas?, ¿de repente te sientes diferente cuando cambias de idioma al hablar? No tienes de qué preocuparte, todo esto es normal. La gente que es bicultural y habla dos idiomas puede inconscientemente modificar su personalidad cuando cambia de lenguaje, de acuerdo a un estudio divulgado en Estados Unidos en 2008. Una frustración común entre quienes comienzan a aprender un segundo idioma es el sentir que “no se es uno”. Y es que resulta difícil comunicar no sólo las ideas, sino la forma de expresarlas; en pocas palabras, la personalidad de quien habla. Pero si el aprendizaje continúa y uno logra dominar la segunda lengua, ocurre algo interesante: la personalidad no se reconstruye exactamente como era en el viejo lenguaje.

omnilingua-personalidad-idiomas

La experiencia bilingüe es sin duda diferente y única para cada persona, en parte debido a todos los factores que la moldean: qué idiomas se dominan, cómo se aprendieron, en cuál se vive la mayor parte del tiempo, etc. Pero una característica común de ésta, es la forma en que modifica el comportamiento de los individuos al cambiar de un idioma a otro. Un hispanohablante en México, por ejemplo, puede estar acostumbrado a decir “te quiero” a sus parejas, sin llegar a decir “te amo”, más que en situaciones muy particulares. Mientras que en un contexto angloparlante la traducción de estas ideas no será sencilla, ya que sólo contará con la construcción “I love you” –y otras similares, pero con connotaciones diferentes: “I care about you”, “I like you”, etc., ninguna completamente satisfactoria–. Aquel que usa “I love you” será interpretado de acuerdo a su contexto: representando a alguien muy expresivo, apegado o quizá confundido.

Uno diría que la dificultad de traducción no cambia la personalidad del sujeto, pero ¿cuál es la diferencia entre tu personalidad en sí misma y la manera en que otros la perciben? O quizá pensemos que no se trató de una imposibilidad de traducción sino de un error en ésta: la traducción correcta no era “I love you”, sino un abrazo o una frase que explicara exactamente lo que se siente. En nuestro experimento mental, el sujeto bilingüe tiene una ventaja sobre el monolingüe: es consciente de cómo los sentimientos pueden ser moldeados por la lengua y la cultura. Quizá un angloparlante no se hubiera preguntado si podría sentir algo menos que “I love you” pero más que “I care about you” hasta conocer la existencia de “te quiero” en español, o algo equivalente en otra lengua.

En un estudio diferente conducido por Susan Ervin en 1960 se pidió a adultos bilingües que crearan dos historias (cada una en un idioma diferente) tomando como inspiración una misma imagen. Los temas abordados por los sujetos mostraron diferencias significativas en los textos en inglés y en francés. El éxito, por ejemplo, fue uno de los temas comunes en las historias en inglés, mientras que la autonomía y el aislamiento fueron más comunes en las historias en francés de una misma persona. Los resultados de este estudio sugieren que hay “algo” en el lenguaje que condiciona la manera en que interpretamos el mundo. Pero lo que no puede revelar es qué es ese algo en el lenguaje, ni si reside en el lenguaje o si simplemente se expresa a través de éste. Incluso decir que el lenguaje que hablas define qué temas estarán más presentes en tu mente es algo vago, ya que hay muchas maneras de vivir un mismo lenguaje. Lo que sientes al hablar de sexo en español y en francés, por ejemplo, estará influenciado por qué etapas de tu vida has pasado en cada lengua, de qué recuerdos, personas y connotaciones vienen a tu mente con las palabras que usas.

Quizá sea frustrante que cuando abandonas tu lengua materna no puedas “ser tú mismo”, pero quizá también eso sea liberador. Si bien no puedes volverte otro a voluntad, sí puedes siempre redescubrirte (o descubrir a otro) a través de otros idiomas y otros contextos. Te presentamos a continuación un video de “Los Simpson” y su traducción a diferentes idiomas, observa cómo cambia la forma en la apreciamos la misma escena, pero con escenarios diferentes:

La interpretación simultánea se emplea en congresos, conferencias, simposios, seminarios y todo tipo de reuniones a las que asisten personas que hablan diferentes idiomas, la interpretación simultánea juega un papel fundamental para garantizar una adecuada y fluida comunicación entre los participantes. De ahí la importancia de contratar un servicio profesional en manos de gente experta en la materia, que se encargue de que la interpretación sea un factor de éxito. En Omnilingua contamos con Intérpretes y Traductores profesionales para tus eventos. Solicita una cotización, estamos para servirte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *